México y Brasil endurecerán regla de origen automotriz

A partir del próximo 19 de marzo, México y Brasil aumentarán de 35 a 40% el Índice de Contenido Regional (ICR) para que los autos y las autopartes que comercialicen entre sí puedan gozar de las ventajas arancelarias que les brinda el Acuerdo de Complementación Económica número 55 (ACE 55).

Para vehículos de nuevo lanzamiento comercial, el ICR es de 20% los primeros dos años a partir de su entrada al mercado.

En tanto, para efectos de la determinación del ICR de los automóviles, las autopartes que se utilicen en su manufactura podrán considerarse como originarias si cumplen con el Valor de Contenido Regional de 50 por ciento.

Ambos países mantendrán la regla de origen específica anterior para vidrio, rodamientos, motores, chasises y carrocerías. México y Brasil deberán establecer una nueva fórmula de cálculo para la nueva determinación del ICR que entrará en vigor el 19 de marzo del 2019. La fecha acordada para iniciar la negociación fue a partir de marzo del 2018.

Las inversiones recientes de los fabricantes de automóviles establecidos y los nuevos fabricantes de equipos originales han aumentado las oportunidades de negocios en México, y han atraído las bases de proveedores de Nivel 1 y Nivel 2.

En general, el sector automotriz de Brasil está protegido. Se centra en el territorio nacional y se enfrenta a una menor producción frente a su capacidad instalada.En la actualidad, las inversiones suelen centrarse más en las ventas dentro del territorio nacional que en formar parte de una estrategia regional, aplicada como resultado de una elevada protección arancelaria de los productos de la industria del automóvil procedentes de fuera del Mercosur.

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de Comercio, la mayoría de los productores extranjeros no ha integrado las fábricas que tienen en Brasil en las cadenas de valor mundiales. La productividad ha descendido muy por debajo frente a la de los fabricantes de automóviles de la región, que están plenamente integrados en las cadenas de producción mundiales y cuya participación en el mercado mundial ha aumentado considerablemente.

Las actividades manufactureras de Brasil están o bien en auge o bien en dificultades, debido en parte a la débil integración del sector en la economía mundial (por ejemplo, la industria automotriz), ya que su competitividad se sigue viendo afectada por varios problemas estructurales, como el denominado costo Brasil.

Las principales exportaciones manufactureras de México son los productos de la industria del automóvil, que representan alrededor de un tercio de las exportaciones de manufacturas, máquinas para oficina, equipos de telecomunicaciones y maquinaria eléctrica y no eléctrica.

Con Información del Economista