México restituye aranceles en textiles y calzado El gobierno revirtió la baja arancelaria

México restituye aranceles en textiles y calzado El gobierno revirtió la baja arancelaria que había establecido en febrero de 25 a 20% para textiles y de hasta 20% para calzado

El 10 de abril de 2019, la Secretaría de Economía (SE) publicó dos decretos por los que modifica la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (TIGIE) para crear, eliminar y modificar diversas fracciones aplicables a bienes de los sectores textil y prendas de vestir, y calzado.

México restituyó niveles arancelarios que había bajado el 31 de enero en los sectores textil, del vestido y calzado, con lo que contuvo la última etapa de una baja arancelaria unilateral iniciada en el 2009.

Desde el pasado 1 de febrero, México redujo el arancel de Nación Más Favorecida (NMF) para productos “sensibles” del sector textil y del vestido de 25 a 20%, en tanto que otros aranceles del sector calzado fueron disminuidos desde un intervalo de 30 y 25% hasta 20 por ciento.

Pero esta baja arancelaria la revirtió a través de dos decretos publicados este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por la Secretaría de Economía.

Aunado a que se continúan implementando estrategias que permitan mejorar la competitividad de los sectores del país, el gobierno federal adujo en el DOF que resulta “urgente y necesario” elevar los aranceles a 66 fracciones arancelarias correspondientes a los sectores textil y confección por un periodo de 180 días, a fin de generar el espacio necesario para que la industria nacional tenga la capacidad de enfrentar los retos derivados de la reducción arancelaria.

Añadió que se contemplaba 171 fracciones arancelarias sujetas al esquema de reducción arancelaria. Sin embargo, conforme a la reforma del 5 de octubre del 2017, se crearon 98 fracciones arancelarias y se suprimieron 38 de las contempladas en dicho artículo, por lo que sólo 133 fracciones arancelarias se encuentran vigentes.

Por otra parte, la Secretaría de Economía modificó los aranceles a 34 fracciones arancelarias correspondientes al sector calzado para incrementarlos por un periodo de 180 días, lo cual incluye también la modificación a la descripción de seis de ellas.

Originalmente, en el marco de su plan de promoción de la competitividad de la economía, el gobierno mexicano aplicó desde el 2009 un programa gradual de reducción y simplificación arancelaria, encaminado a reducir los costos administrativos y de explotación de las empresas mediante el acceso a los insumos a precios competitivos.

Fue así que entre el 2008 y el 2012, México redujo unilateralmente el arancel NMF medio sobre los productos industriales de 10.4 a 4.3 por ciento. En consecuencia, adujo en aquel entonces, se aminoraría la dispersión arancelaria y las incongruencias. El objetivo era que 63% de las líneas arancelarias estuviera libre de derechos en el 2013.

La última etapa de desgravación arancelaria ha sido detenida en los últimos años para los sectores textil, de vestido y de calzado.

Con los aranceles impuestos a las importaciones de calzado, textil y confección, de entre 10 y 30 por ciento, México busca frenar la mercancía desleal que proviene principalmente de China, aseguró el subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía (SE), Ernesto Acevedo Fernández.

Dijo que si bien la renovación de la salvaguarda aplica para aquellos países con los que México no tiene tratados de libre comercio, el gigante asiático será el que fundamentalmente enfrente esas medidas durante los siguientes seis meses.

Tras participar en la Asamblea General Anual del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index Nacional), a cargo de Luis Aguirre Lang, el funcionario señaló que las autoridades mexicanas han detectado subvaluación de mercancías.

Aseveró que entre 6.0 y 8.0 por ciento de las importaciones de textiles viene con precios bajos declarados en las aduanas, de ahí que es insuficiente para cubrir el valor de las materias primas, por ejemplo.

Para Acevedo Fernández, los aranceles impuestos no atacan el problema, pero dan oportunidad de analizar cuáles son los elementos fundamentales para detener la situación de triangulación, subvaluación y mala clasificación en fracciones arancelarias.

“Esto creo es un paso para una apertura comercial, pero garantizando que el comercio sea con prácticas leales”.

 

También se estima que 31 por ciento de los productos textiles y 48 por ciento de los confeccionados tienen una subvaluación y llegan de Estados Unidos, aunque otros más son de Asia.

Este miércoles, a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), la Secretaría de Economía dio a conocer la renovación de los aranceles del 10, 15, 20 y 25 por ciento para más de 200 fracciones de telas y confecciones, contemplados en el instrumento expirado el pasado 31 de enero.

Para las importaciones de calzado se modificaron los gravámenes de 34 fracciones arancelarias de 25 a 30 por ciento, según el documento publicado este día.

pdfDOF-LEYSDCYFI-11.pdf

DOF-LEYSDCYFI-12.pdf

docReforma_Economía_TIGIE_para_sectores_textil_y_calzado.doc