Envía Presidente Trump Agenda Comercial al Congreso de EE.UU.

el Representante Comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, envió al Congreso, la Agenda de la Política Comercial 2018 (“Trade Policy Agenda 2018”) y el Reporte Anual del Presidente de EE.UU. sobre el Programa de Acuerdos Comerciales 2017 (“Annual Report of the President of the United States on Trade Agreements Program”).

La Sección 163 de Ley de Comercio de 1974 (“Trade Act of 1974”), establece que el Presidente de EE.UU., a través del USTR, está obligado a presentar anualmente, ante el Congreso de la Unión Americana, la Agenda de la Política Comercial y el Reporte Anual sobre el Programa de Acuerdos Comerciales. Lo anterior, a más tardar el 1 de marzo de cada año.




De conformidad con el documento presentado por el USTR, la Agenda de la Política Comercial 2018 está basada en 5 pilares:

Negociar mejores acuerdos comerciales para los estadounidenses.
Reformar el sistema multilateral de comercio.
Aplicar de manera estricta las leyes comerciales de EE.UU.
Promover una política comercial que otorgue sustento a la seguridad nacional.
Fortalecer la economía de la Unión Americana.

Los objetivos específicos para cada uno de los pilares que integran esta agenda son:

I. Negociar mejores acuerdos comerciales para los estadounidenses.- de conformidad con el reporte, los esfuerzos por mejorar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el Tratado de Libre Comercio entre Corea del Sur y EE.UU. (KORUS, por sus siglas en inglés) han iniciado. El documento señala que el Ejecutivo estadounidense se ha reunido con los líderes del Congreso y confían en que existe el apoyo necesario para solicitar una extensión de la Autoridad Negociadora al amparo de la “Bipartisan Congressional Trade Priorities and Accountability Act of 2015” mejor conocida como TPA 2015, hasta 2021.

TLCAN.- La agenda comercial 2018 menciona que la Administración estadounidense perseguirá dos objetivos principales de la Administración en la negociación:
Requilibrar el TLCAN: reducir el déficit comercial con sus socios TLCAN.
Modernizar el acuerdo con disciplinas modernas incluyendo: comercio digital, propiedad intelectual, seguridad en internet, mejores prácticas regulatorias y empresas propiedad del Estado.

KORUS.- El texto presentado da a conocer que la administración tiene los siguientes objetivos en la negociación:
Mejorar las oportunidades de exportación de EE.UU. y facilitar un comercio más equilibrado entre ambos países.
Resolver los diversos problemas de implementación del acuerdo que continúan dañando los intereses y el potencial exportador de la Unión Americana.
Requilibrar los compromisos arancelarios necesarios para mantener niveles recíprocos y mutuamente benéficos al amparo del acuerdo.
Reducir y eliminar las barreras no arancelarias aplicables a vehículos y sus partes.
Mejorar otros términos del acuerdo para asegurar que los beneficios del acuerdo se traduzcan en un apoyo a la creación de empleos en EE.UU.

Otros acuerdos comerciales:
Incrementar el comercio y la inversión con el Reino Unido.
Países del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP): el documento señala que la salida de EE.UU. del acuerdo fue con objeto de buscar mejores y más justas relaciones comerciales con cada uno de los 11 miembros del TPP. Al respecto destaca que la Unión Americana cuenta con acuerdos comerciales con seis países (Canadá, Australia, Chile, México, Perú y Singapur) y buscará, de manera individual o colectiva, mejorar sus relaciones comerciales con los cinco restantes. En particular, con Japón que es la economía más grande de la región.
Búsqueda de acceso a mercados bilateral para productos agrícolas de EE.UU.: los esfuerzos de la administración se enfocarán en resolver barreras comerciales injustas para una amplia gama de materias primas, bebidas, comida y productos agrícolas estadounidenses.
Otras negociaciones: con objeto de impulsar los objetivos de esta agenda comercial, la Administración Trump continuará analizando negociaciones comerciales emprendidas por la previa administración, incluyendo las del Acuerdo en Comercio de Servicios y el Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés)

II. Reformar el sistema multilateral de comercio.- El documento señala la importancia de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Sin embargo, la Administración Trump menciona que se deben abordar las siguientes preocupaciones con respecto a la misma:

El mecanismo de solución de diferencias se ha apropiado de facultades que los miembros de la Organización nunca tuvieron intención de otorgar. Es decir, las decisiones de los paneles han incrementado o disminuido derechos y obligaciones de los miembros en una amplia gama de temas.
Existe una incapacidad de alcanzar acuerdos de importancia para la economía global moderna. El documento señala que la Agenda de Desarrollo de Doha es cosa del pasado y refleja la manera como funcionaba el comercio en 2001 y no las realidades actuales. En ese sentido, el texto menciona que para poder avanzar es necesario romper con los fracasos del pasado y seguir avanzando.
El acercamiento de la Organización en relación con los Países Menos Adelantados (LDC, por sus siglas en inglés) no cuenta con los criterios apropiados para la designación de estos. Hace hincapié en que cualquier país puede declararse como “Menos Adelantado” y gozar de los beneficios que otorga la OMC al amparo de dicha clasificación. Por ello, de conformidad con la Administración Trump, en la práctica países como Brasil, China, India y Sudáfrica reciben los mismos beneficios que diversos países con ingreso menor.
La OMC no está en posibilidad de manejar el incremento de países, como China, que violan los compromisos y valores de la Organización.

III. Estricta aplicación de la legislación comercial de EE.UU.- el reporte señala que los acuerdos comerciales no son exitosos. Por lo anterior, la Unión Americana continuará aplicando su legislación comercial; así como los mecanismos internacionales para asegurar un comercio justo y siguiendo las reglas, en particular, mediante los siguientes instrumentos:

Sección 301 de la Ley Comercial de 1974.- permite la suspensión de beneficios al amparo de algún acuerdo; la imposición de aranceles o cupos; la restricción de servicios; la búsqueda de acuerdos con los países infractores; y la restricción de autorizaciones de servicios por sector, con objeto de hacer frente a prácticas desleales de comercio y responder a prácticas injustificadas por parte de otros gobiernos que afecten el acceso a mercado de bienes y servicios estadounidenses.
Actualmente EE.UU. está preocupado por las prácticas y políticas de China en materia de transferencias de tecnología, propiedad intelectual e innovación. Sección 201 de la Ley
Comercial de 1974.- Permite la aplicación de medidas de salvaguarda global. La Administración ha aplicado medidas a:
Lavadoras de uso doméstico
Celdas y paneles fovoltaicos
Medidas antidumping y antisubvenciones.- La Administración buscará:
Incrementar las investigaciones
Iniciar procedimientos de oficio

Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962.- Analiza los efectos de las importaciones en sectores estratégicos en la seguridad nacional de la Unión Americana. Los procedimientos en curso son:
Acero
Aluminio
Defensa de las leyes en materia de remedios comerciales de EE.UU. ante la OMC
Protección de los derechos de EE.UU. al amparo de los acuerdos comerciales internacionales.

IV. Promover una política comercial que otorgué sustento a la seguridad nacional:

Construir un EE.UU. fuerte para los estadounidenses y cualquier socio comercial que busque intereses, valores y aspiraciones en común.
Preservar la soberanía nacional recordando que el poder emana y responde a la gente, incluso a través de la creación de reglas comerciales.
Dar respuesta a las prácticas comerciales de países como China y Rusia que podrían erosionar la seguridad y la prosperidad
Reconocer la importancia de la tecnología para mantener el papel de liderazgo de EE.UU.
Trabajar en conjunto con socios y aliados

V. Fortalecer la economía de la Unión Americana:

Mejorar la competitividad por medio de recortes y reformas impositivas
Reducir la tasa impositiva aplicable a las empresas para hacer más competitivos a los negocios y trabajadores en la Unión Americana.
Repatriar ingresos extraterritoriales
Realizar reformas que permitan proteger la base impositiva de EE.UU.
Reducir el déficit comercial artificial de EE.UU. como parte de la reforma fiscal
Reducir cargas regulatorias

Reporte Anual del Presidente de EE.UU. sobre el Programa de Acuerdos Comerciales 2017

Este documento analiza el estado que guarda la implementación de algunos temas pendientes o de atención prioritaria en los diversos tratados de libre comercio suscritos por la Unión Americana. El TLCAN es analizado en esta sección.

Tratado de Libre Comercio de América del Norte

De conformidad con el documento, el TLCAN entró en vigor el 1 de enero de 1994. Al amparo del mismo, los aranceles fueron eliminados de manera progresiva, así como diversos cupos y restricciones cuantitativas, según lo programado, para el 1 de enero de 2008. En 2016, EE.UU. exportó 282.5 miles de millones de dólares en bienes a Canadá, e importó 300 miles de millones de dólares en bienes de esa nación, lo que representó un déficit en la balanza comercial superior a 17.5 miles de millones de dólares. En ese mismo año, Estados Unidos exportó cerca de 243 mil millones de dólares en bienes a México e importó 314 miles de millones de dólares de bienes de México, lo que resultó en un saldo deficitario en la balanza comercial para la Unión Americana de 71.1 miles de millones de dólares. Desde 1994, EE.UU. ha tenido un déficit comercial de bienes con ambos socios.

El 18 de mayo de 2017, el Presidente de EE.UU., Donald Trump, notificó al Congreso de su país la intención de renegociar el TLCAN. Posteriormente, el 18 de julio del mismo año, el USTR publicó los objetivos detallados de la Administración Trump en esta renegociación. En cumplimiento con los plazos y procedimientos previstos en la TPA 2015, el 16 de agosto de 2016, el USTR inició la renegociación del TLCAN.

El documento reitera que los dos objetivos primordiales en esta renegociación son:

Reequilibrar el acuerdo con objeto de reducir el déficit comercial de EE.UU. para alcanzar mayores beneficios para los trabajadores, agricultores y negocios estadounidenses; y 2) modernizar algunas disciplinas e incluir nuevas que no existían con altos estándares del Siglo XXI.
Con respecto al proceso de renegociación, el documento destaca que las negociaciones se han realizado a un paso sin precedentes y esperan alcanzar un acuerdo final que beneficie a los 3 países. Tan sólo en 2017 se celebraron 5 rondas de negociación.

Elementos del TLCAN

Operación del Tratado

El documento destaca que el órgano central de supervisión del Tratado es la Comisión de Libre Comercio del TLCAN. Está integrada por el Representante Comercial de EE.UU., el Ministro de Comercio Internacional de Canadá y el Secretario de Economía de México, o sus designados. La Comisión es responsable de la supervisión de la implementación y elaboración del TLCAN, así como la solución de controversias entre los gobiernos.

La última reunión de la Comisión tuvo lugar en Washington, D.C. el 3 de abril de 2012. Desde octubre del mismo año, los ministros de comercio, altos funcionarios y expertos de los tres países se han reunido de manera regular para expandir y profundizar las oportunidades de comercio e inversión en América del Norte.

TLCAN y derechos laborales

El Acuerdo de Cooperación Laboral para América del Norte (NAALC, por sus siglas en inglés) promueve la aplicación eficaz de las leyes laborales de cada país y fomenta la transparencia en su administración. En el marco del NAALC se estableció una Comisión Tri-nacional para la Cooperación laboral que está compuesta de un Consejo Ministerial y una Secretaría Administrativa. Asimismo, cada miembro TLCAN ha establecido una Oficina Nacional Administrativa (NAO, por sus siglas en inglés) dentro de su Ministerio de Trabajo que funge como un punto de contacto con los demás miembros y Secretarías, con objeto de proporcionar información pública disponible a las demás NAO, así como prever la presentación y revisión de comunicados públicos en asuntos de derecho laboral.

Desde 2010, las NAO han asumido tareas del Secretariado del NAALC, incluyendo actividades de cooperación. Como parte del proceso de renegociación del TLCAN, EE.UU. está buscando incluir las obligaciones al amparo del NAALC en las disciplinas del acuerdo, y asegurar que queden sujetas al mecanismo de solución de diferencias que se aplica a otras disciplinas del acuerdo.

A 2017, existen siete solicitudes pendientes al amparo del NAALC. 4 solicitudes con la NAO de México; 1 con la NAO de EE.UU., y dos con la NAO de Canadá.

En diciembre de 2017, el poder Ejecutivo mexicano presentó ante su Congreso una propuesta legislativa para reformar la Ley Federal del Trabajo con objeto de implementar reformas constitucionales al sistema de justicia laboral promulgado en febrero del mismo año. Las reformas transferirían la autoridad de adjudicar controversias laborales de las Juntas de Conciliación y Arbitraje a nuevas cortes de trabajo; así como el registro de sindicatos y contratos colectivos a un nuevo instituto federal independiente, imparcial y especializado. La legislación propuesta incluye disciplinas que estaban incluidas en una propuesta previa presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto, en abril de 2016, relativas a los denominados contratos de protección los cuales son contratos colectivos negociados por sindicatos no-representativos, muchas veces sin conocimiento por parte de los trabajadores, que socavan los contratos colectivos legítimos y reducen los salarios.

La Administración Trump está trabajando de cerca el Gobierno de México en relación con el contenido de las reformas, incluyendo a través de la renegociación del TLCAN, con objeto de asegurar que la legislación final mejore los estándares laborales y proteja los derechos de los trabajadores mexicanos.

TLCAN y medio ambiente

EL Acuerdo de Norte América sobre Cooperación Ambiental (NAAEC, por sus siglas en inglés) estableció la Comisión de Cooperación Ambiental (CEC, por sus siglas en inglés). Está conformada por un Consejo, un Secretariado y un Comité Conjunto de Consultas Públicas (JPAC). El Consejo, está integrado por los Secretarios de Medio Ambiente de EE.UU., Canadá y México. El Secretariado facilita las actividades de cooperación y recibe solicitudes públicas. El JPAC otorga asesoría al Consejo en materias que están dentro del alcance del NAAEC.

Como parte de la renegociación del TLCAN, EE.UU. está buscando modernizar el NAAEC incluyendo las disciplinas de éste como parte integral del acuerdo y asegurando que queden sujetas al mecanismo de solución de diferencias que se aplica a otras disciplinas del acuerdo.

El 27 y 28 de junio de 2017, el Consejo se reunió en la Isla del Príncipe Eduardo, Canadá. Éste aprobó el Plan Operacional 2017-2018 y delineó un nuevo programa trilateral de trabajo enfocado en el fortalecimiento de los nexos entre comercio y medio ambiente, tales como proyectos relacionados con el apoyo legal y el comercio sustentable de ciertas especies en América del Norte y el mejoramiento de la eficiencia energética industrial.

Asimismo, desde 1993, México y Estados Unidos han ayudado comunidades fronterizas con proyectos de infraestructura ambiental en cumplimiento con los objetivos del TLCAN. La Comisión de Cooperación Ambiental Fronteriza (BECC, por sus siglas en inglés) y el Banco de Desarrollo de Norte América (NABD, por sus siglas en inglés) han trabajado con comunidades a través de la frontera de EE.UU. y México para atender sus necesidades de infraestructura ambiental.