Miércoles, 07 Octubre 2015 12:10

México, EU y 10 países de la cuenca del Pacífico crean con el TPP la mayor zona de libre comercio del mundo

bothdec07oct

Después de un sinfín de tediosas negociaciones y tras seis jornadas maratonianos a puerta cerrada en Atlanta, los ministros de Comercio de doce países de la cuenca del pacífico rubricaron el conocido como Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), el plan de libre comercio más importante de las últimas décadas que afectará el 40 por ciento de la economía mundial. Un logro histórico a la par que polémico, poniendo en detrimento a Europa y Oriente medio, que supone una de las piezas clave del legado del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien todavía tendrá que lidiar con el Congreso de su país, antes de cantar victoria.

"Este acuerdo equilibra las reglas del juego para nuestros agricultores, ganaderos y fabricantes mediante la eliminación de más de 18,000 impuestos y aranceles que varios países imponen a nuestros productos", dijo el presidente en un comunicado al referirse a la zona de libre comercio que también incluye a Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. "Hemos Incluido compromisos sobre el mercado laboral y el medioambiente más fuertes que en cualquier acuerdo comercial en la historia, y esos compromisos son exigibles, a diferencia de los acuerdos anteriores", aclaró el demócrata. Con esta palabras, el inquilino de la Casa Blanca hizo referencia al NAFTA, el acuerdo de libre comercio con Canadá y México alcanzado hace dos décadas y que ha sido duramente criticado por los sindicatos estadounidenses.

Una justificación que intenta edulcorar la oposición que muchos legisladores estadounidenses han mostrado a este tratado de libre comercio, que valora a día de hoy las relaciones comerciales de EEUU con los países participantes en 892,400 millones de dólares. El senador Bernie Sanders, precandidato demócrata a la presidencia, dijo estar decepcionado y advirtió que el TPP tendría un costo en los empleos de su país y dañaría a los consumidores. "Wall Street y otras grandes corporaciones han ganado de nuevo", aseguró Sanders en un comunicado, prometiendo "hacer todo lo que pueda para derrotar este acuerdo" en el Congreso.

Un sentimiento que otros compañeros de partido de Obama, como la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, comparten y harán bastante difícil que el plan logre pasar intacto el escrutinio dentro del Capitolio. El apoyo de los republicanos, en control de ambas Cámaras del Congreso, es poco preciso, dado que nos encontramos en un año preelectoral y el partido de la oposición debe todavía decidir quién será el presidente de la Cámara de Representantes tras la inesperada marcha del congresista por Ohio, John Boehner, quien abandonará su cargo a finales de este mes. Tal y como están las cosas parece poco probable que se pueda someter este acuerdo a una votación antes de comienzos del año que viene. "Voy a examinar detenidamente este acuerdo para para ver si mis preocupaciones sobre este tratado se justifican", dijo en un comunicado el senador republicano por Utah, Orrin Hatch, quien preside el Comité de Finanzas del Senado.

Sin embargo, el TPP se postula como la columna vertebral del cambio estratégico que la administración Obama orquesta desde hace siete años hacia Asia en busca de debilitar la creciente influencia regional y global de China. También se ha convertido en un condimento indispensable de la "tercera flecha" de las reformas económicas iniciadas por el primer ministro japonés, Sinzo Abe, desde que asumió su puesto en 2012. Precisamente, en un momento en que la tercera economía del mundo no consigue salir del atolladero y la caída en los precios de las materias primas, así como el debilitamiento chino, lastran a otras economías de la región, la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dio la bienvenida a este tratado comercial como herramienta para evitar un "nuevo mediocre" para la economía mundial.

"Reavivar el comercio es un componente esencial de la agenda para evitar un nuevo mediocre para la economía", dijo la gala en un comunicado. "Todavía tenemos que revisar todos los detalles antes de ofrecer una evaluación completa, incluyendo los efectos de transición y los efectos secundarios, pero espero que el TPP pueda allanar el camino a una nueva generación de esfuerzos para una profunda integración comercial", añadió la máxima funcionaria de la institución.

Aunque el entroncado acuerdo establece reducciones en las tarifas de centenares de productos importados, desde el cerdo y la carne en Japón hasta camiones en EEUU, el escollo más importante de las negociaciones estuvo centrado en las farmacéuticas que desarrollan nuevos medicamentos biológicos. Un hecho que a punto estuvo de haber descarrilado las últimas conversaciones del pasado fin de semana.

Los distintos equipos negociadores echaron un importante pulso a la hora de determinar el período mínimo de protección para los derechos de datos utilizados para producir medicamentos biológicos. EEUU buscaba un período de 12 años de protección para fomentar así a las farmacéuticas a invertir en tratamientos biológicos bastante caros, como los distintos tratamientos de cáncer. Australia, Nueva Zelanda y varios grupos sanitarios públicos exigieron un máximo de cinco años para reducir así los costes y la carga de programas médicos subsidiados por el Estado. Finalmente, los negociadores acordaron un compromiso por un período mínimo de cinco años hasta un máximo de ocho años. Por separado, EEUU, México, Canadá y Japón también afinaron la regulación que rige sobre el comercio de vehículos, especialmente en lo referente a cuántas partes de un automóvil deben ser fabricadas dentro del área del TPP para que el coche en cuestión logre el estatus de libre de impuestos.

La atención vira a Europa
Con el TTP ya cerrado, todas las miradas se centran ahora sobre el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y EEUU, que hasta ahora se había quedado rezagado ante la insistencia de la administración Obama de acelerar su acuerdo con los países en la cuenca del Pacífico. Ahora los expertos europeos tienen la esperanza de ofrecer cierto impulso político al Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés). "Tenemos que intensificar el ritmo de las negociaciones. Eso significa un mayor compromiso y esfuerzo de ambas partes", aseguró el mes pasado en Washington, Cecilia Malmström, comisaría comercial de la Unión Europea, tras reunirse con su homólogo estadounidense, Michael Froman. La próxima ronda de negociaciones del TTIP está prevista para el próximo 18 de octubre en Miami.

 

 

istanbul evden eve nakliyat istanbul evden eve nakliyat Şehirlerarasi evden eve nakliyat
istanbul evden eve nakliyat uluslararası evden eve nakliyat ev eşyası depolama ofis taşımacılığı sosyal güvenlik
şehirlerarası evden eve nakliyat evden eve nakliyat şehirlerarası evden eve nakliyat evden eve nakliyat şirketleri ev eşyası depolama istanbul nakliyat 3d film indir
evden eve nakliyat şirketleri ofis taşımacılığı evden eve nakliye evden eve nakliyat firmaları şehirlerarası evden eve nakliyat