Miércoles, 22 Julio 2015 10:50

Bolivia y el Mercosur

Bolivia y el Mercosur
lunes 20, julio 2015
Los países miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur) firmaron el protocolo de adhesión para que Bolivia ingrese a este bloque en calidad de socio de pleno derecho, aunque falta que los Parlamentos de Paraguay, Brasil y Bolivia ratifiquen el documento. El protocolo fue firmado inicialmente en diciembre de 2012, en ausencia de Paraguay. Pero se necesitaba unanimidad, y la hostilidad manifiesta hacia el nuevo régimen democrático paraguayo de parte de algunos países, entre ellos Bolivia, generó resistencia para que se concrete la adhesión.

Paraguay, aunque estaba suspendido, aún era miembro de pleno derecho en el grupo y, según los estatutos del Mercosur, debía aprobar el ingreso de un nuevo socio. Luego de varias gestiones bolivianas de acercamiento con Paraguay, se logró eliminar las susceptibilidades, y finalmente se firmó el Protocolo aceptando a Bolivia. En el nuevo protocolo, idéntico al anterior, solamente se actualizó la fecha y todavía debe ser enviado por el gobierno de Horacio Cartes al Senado paraguayo para su ratificación. Los parlamentos de Argentina, Uruguay y Venezuela, ya han aprobado el anterior protocolo, pero el Parlamento de Brasil tampoco lo consideró hasta ahora. Asimismo, se debe llevar el documento al Órgano Legislativo nacional para su aprobación.
El presidente Evo Morales considera que "para Bolivia es una enorme alegría que después de tres años seamos aceptados como miembros plenos del Mercosur". Este organismo, desde su creación tuvo como objetivo principal propiciar un espacio común que generara oportunidades comerciales y de inversiones a través de la integración.
El Mercosur se convierte en la quinta economía mayor del mundo. Este bloque abarca una extensión territorial de 14.869.775 kilómetros cuadrados. Su población se acerca a los 300 millones. El bloque ha establecido acuerdos con países o grupos de países, otorgándoles, en algunos casos, carácter de estados asociados con beneficios de preferencias comerciales o acuerdos de tipo político o de cooperación con una diversa cantidad de naciones y organismos en los cinco continentes. Bolivia, desde hace diez años se opone a los Tratados de Libre Comercio por lo que se opuso a negociar con la Unión Europea, Alianza del Pacífico y otros acuerdos. Por ello sorprende la decisión del gobierno boliviano de empeñarse a pertenecer al Mercosur, aun a costa de perjudicar al Grupo Andino, hoy debilitado como Comunidad Anida de Naciones (CAN).
La principal observación a estos pactos comerciales es la asimetría de los países, que no pueden competir en los mercados en igualdad de condiciones. Algunos, como EE.UU., e inclusive la Unión Europa (U.E), subsidian a sus productores agropecuarios y de otros rubros sensibles. Por esta razón, Colombia y Perú negociaron solos acuerdos con el U.E. y con EE.UU., y además crearon la Alianza del Pacífico, que cada vez se fortalece más.
Para el Ecuador y, sobre todo, Bolivia, resultaron inaceptables las exigencias de la propuesta europea que iban en contra de sus intenciones de crear economías más equitativas y menos dependientes de las exportaciones y la extracción de recursos naturales. Contradictoriamente, Bolivia es un país exportador de materias primas.
Para los exportadores privados bolivianos, la incorporación al Mercosur es un buen paso para que el comercio fluya en la región, pero este sector espera que la firma del protocolo dé paso al levantamiento de las barreras arancelarias existentes que implementan los principales socios del bloque económico, y concretamente Brasil y Argentina.

Los países miembros del Mercosur tienen diferencias importantes en el tamaño o dimensión económica, el grado de desarrollo, la población y el tamaño del mercado de cada uno. De acuerdo al PBI, a la población y al territorio, Uruguay y Paraguay son claramente los socios menores y su participación no llega al 5% en ninguna de estas variables, mientras que para Brasil alcanza el 70%. Pero, por otra parte, se adicionan otras diferencias de tipo político y regulatorio, como la ausencia de coordinación de políticas macroeconómicas y en especial las políticas de incentivos. Cada socio tiene sus propias políticas de promoción de inversiones, de apoyo a sectores productivos y a las exportaciones, lo cual altera aún más las condiciones de competitividad. Este conjunto de asimetrías estructurales y de políticas, está planteado como un obstáculo para una integración más profunda.

Los miembros de este grupo son conscientes de esta realidad e impulsaron un estudio. Equipos de investigación de los cuatro países fundadores: Universidad de San Andrés (Argentina), Funcex (Brasil), Cadep (Paraguay) y Decon (Uruguay), elaboraron el estudio que reconoce que "no se lograron resultados en materia de políticas que tiendan a compensar, limitar o armonizar las fuentes de asimetrías. En los últimos cinco años, el tema de las asimetrías está en la mesa de negociaciones del Mercosur, con visiones variadas, unas hacen énfasis en el impacto de las políticas de incentivos, otras en las políticas de compensación -como los fondos de financiamiento para equilibrar las diferencias estructurales- y otros en las debilidades institucionales.

 

 

istanbul evden eve nakliyat istanbul evden eve nakliyat Şehirlerarasi evden eve nakliyat
istanbul evden eve nakliyat uluslararası evden eve nakliyat ev eşyası depolama ofis taşımacılığı sosyal güvenlik
şehirlerarası evden eve nakliyat evden eve nakliyat şehirlerarası evden eve nakliyat evden eve nakliyat şirketleri ev eşyası depolama istanbul nakliyat 3d film indir
evden eve nakliyat şirketleri ofis taşımacılığı evden eve nakliye evden eve nakliyat firmaları şehirlerarası evden eve nakliyat